¿Cómo debe ser el Pavimento de un Almacén?

El pavimento de un almacén es uno de los aspectos más importantes que más debemos vigilar de un negocio, en términos de infraestructura. Y es que representa una de las zonas de mayor movimiento y en el que se arrastran cargas excesivamente pesadas. Ignorar, por tanto, las características que deben reunir los suelos de este tipo de entorno, podría suponer un gran peligro para la seguridad de los trabajadores/as o de cualquier persona que circule por esta área. 

No hay duda, el suelo de los almacenes demanda la aplicación de materiales y técnicas especiales, que son muy distintas a cualquier otro tipo de pavimento comercial. La razón es simple; el nivel de exigencia es muy superior en estas zonas que en otros entornos con alta afluencia de circulación.

En Tecnipin queremos desentrañar información sobre cómo debe ser el pavimento de un almacén, con la finalidad de evitar el desgaste rápido de estos suelos, así como garantizar la seguridad de los empleados y facilitar el desarrollo de las actividades.

Características de un pavimento de un almacén

Diariamente es probable que un almacén tenga muchas carretillas elevadoras y transpaletas en movimiento. Y como mencionamos, también se suelen arrastrar cargas pesadas, de manera que los rasguños y rayones son bastante comunes en las superficies de estos lugares.

El caso es que el pavimento de un almacén debe soportar pesos enormes. Sin mencionar que también tienen que estar presentables para proyectar una buena imagen ante la mirada de clientes y partners.

Las características de estos pavimentos, de hecho, determinan directamente la productividad y la seguridad en el lugar de trabajo. Pero ¿Cómo deben ser realmente estos recubrimientos? Tienen que reunir las siguientes facultades:

  • Deben ofrecer un gran nivel de resistencia a la abrasión, respondiendo a la normativa UNE41008 que contempla una escala conocida como MOHS la cual oscila del 0 al 10.
  • Tienen que soportar la comprensión y contar con una capacidad de resistencia superior a los 500 kg/cm2, en las áreas generales. Dependiendo de la maquinaria utilizada en el almacén, es posible que el suelo necesite aguantar hasta los 800 kg/cm2 en los caminos de rodadura.
  • El pavimento de un almacén también debe cumplir con las demandas de la resistencia a la flexotracción que ronda los l150 y 250 kg/cm2.
  • Es importante que resista a los efectos de sustancias químicas o abrasivas como el aceite, las grasas y los hidrocarburos, independientemente de que estos productos estén presentes en el entorno. Aunque estos materiales por lo general son utilizados en las carretillas produciendo manchas en el suelo.
  • En términos de porosidad admisible, resulta importante que sea pequeña, con valores que no superen el 3%.
  • El suelo tiene que formar un monolito con la base de soporte, con el propósito de reducir las posibilidades de deslizamientos y movimientos que generen baches en la superficie.
  • Resulta primordial que sea duradero y resistente al desgaste, sin embargo, la formación de rodadas es inminente con el curso del tiempo. Estas afecciones son causadas por la circulación constante de las máquinas con ruedas por las instalaciones. Dichas rodadas son capaces de alcanzar una profundidad notable y ocasionar desequilibrios en el lugar. 
pulido litio recam laser 5

Signos de desgaste de los suelos de almacenes

La mayoría de los almacenes tienen pisos de concreto. A veces, también tienen capas decorativas sobre suelos de concreto. Éstos se dañan con el tiempo dado al tráfico intenso. Los montacargas u otros vehículos crean marcas de neumáticos en el pavimento que no desaparecen fácilmente, además puede rayarse por el empuje de los palés cargados.

Por supuesto, también se dañará si caen cargas pesadas en su superficie o si se derrama cualquier tipo de productos químicos corrosivos. He aquí algunos signos que nos indican que el pavimento de un almacén está desgastado y necesita reparación:

Gubias y raspaduras

Los pisos de los almacenes primero se embotan con raspaduras. Esto ocurre cuando se arrastran cargas pesadas por el suelo. Los pallets ásperos o dañados u otras superficies de carga desiguales, así como los montacargas mal operados, pueden causar tales rayones. Los pavimentos de concreto se rayan con bastante facilidad ya que la dureza de su superficie no es muy alta.

Repararlos, sin embargo, también es fácil. La superficie de hormigón se puede pulir y restaurar con bastante facilidad. 

Manchas de llantas

Las manchas de marcas de llantas ocurren cuando muchas carretillas o transpaletas operan en el almacén. Las marcas de neumáticos residen principalmente el arrastre de ruedas desgastadas o cuando los vehículos patinan sobre la superficie lisa de hormigón. Eso sí, estas manchas no son fáciles de eliminar, especialmente porque necesitan un tratamiento químico abrasivo. ‍

Planitud del suelo reducida

La planitud del suelo reducida ocurre cuando la base del almacén en sí no es fuerte. En general, un almacén con una base débil resultará en un lugar bajo donde se guardan las cargas. Para nivelar el suelo, éste debe quitarse por completo o rehacerse. ‍

Grietas en el piso

La planicidad reducida del piso normalmente va acompañada de grietas en el pavimento. Las grietas menores se pueden rellenar con mezclas de cemento, pero las más grandes necesitan un trabajo de reparación elaborado. Aunque también pueden aparecer cuando algo pesado cae al suelo y la superficie no puede soportar el impacto. ‍

Desgaste químico

Los productos químicos corrosivos como los ácidos concentrados pueden dejar marcas permanentes en el pavimento.

almacen con pavimento

¿Quién puede instalar este tipo de suelo?

Desde hace tiempo, Tecnipin se ha especializado en la formulación y producción de suelos y revestimientos industriales. Disponemos de un equipo de técnicos con muchos años de experiencia y sistemas de instalación altamente especializados.

Ofrecemos las soluciones técnicas adecuadas según las necesidades específicas del cliente y el uso previsto, garantizando disponibilidad, flexibilidad y asistencia en la realización del pavimento de un almacén.

Somos capaces de satisfacer, con el uso de tecnologías innovadoras, todos los requisitos requeridos por los fabricantes de vehículos, obteniendo un suelo perfectamente plano, con alta precisión y asegurando el cumplimiento de las tolerancias requeridas, tales según las directrices. En las zonas donde hay áreas degradadas a lo largo de las juntas, a causa del continuo tránsito de carros, podemos restaurarlas con nuestros ciclos, haciendo que el pavimento vuelva a ser eficiente.

Conclusiones

Pensar en el pavimento de un almacén no es algo muy gratificante cuando se está llevando a cabo una operación de manejo de materiales dentro de las instalaciones, pero es el elemento sobre el que se erige todo lo demás en esta clase de entorno. ¿Te preguntas por qué? Porque los inconvenientes asociados con estas superficies representan un riesgo para la seguridad de quienes frecuenten el lugar.

Una mala práctica al momento de la instalación del pavimento en un almacén, podría suponer cuantiosas pérdidas de dinero y un gran peligro para los trabajadores. Para evitar inconvenientes, lo más inteligente es acudir al conocimiento de especialistas en la materia como los que contamos en Tecnipin.

Deja un comentario

× ¿Necesitas ayuda?