¿Qué es la lechada de cemento y cómo se hace?

Creada a partir de la combinación de materiales de construcción más resistentes que conocemos, la lechada de cemento se utiliza en todo el mundo para cualquier tipo de proyecto de construcción a gran escala. De hecho es esencial cuando se pretende erigir grandes losas y áreas de hormigón puro.

Una mezcla de arena, cemento, agua y lechada de cemento (incluso cal) se puede usar para una construcción residencial, así como para proyectos comerciales, crear cimientos, verter losas, pasarelas, etcétera, etcétera.

Toda la información acerca de esta mezcla la desentrañaremos en este artículo, con la orientación de nuestro equipo de expertos de la construcción. Qué es, cuáles son sus características, cómo se hace y mucho más.

Lechada de cemento: Concepto y características

La lechada de cemento no es más que una técnica de albañilería que supone la simbiosis entre cemento gris o blanco con agua (normalmente sin usar arena), con el propósito de obtener un fluido semilíquido cuyo uso y aplicación es multifacética. Puede usarse por tanto para realizar diferentes obras en un proyecto de construcción.

A esta combinación de materiales también se le puede añadir algún aditivo, como arena fina, pero menor de 2mm. Es decir, una cantidad inferior en peso al total de cemento. En caso de que el peso fuera mayor estaríamos hablando de morteros. Algunos de los usos y aplicaciones más reseñables de este tipo de cemento son:

  • Como material de inyección para anticorrosión y formación del bulbo en contacto con el terreno
  • En micropilotes y anclajes.
  • Para inyecciones en mejoras del terreno.
  • Para rellenar las juntas o para verter alrededor de los conductos.

Queremos destacar que quienes utilizan la lechada de cemento siguen siendo los albañiles más experimentados. Ya que solían tener menos recursos disponibles para trabajar y se acostumbraron al uso de esta mezcla. Y si bien actualmente predomina la existencia de otros materiales de construcción modernos que están destinados a aplicaciones que antes se realizaban con lechada, está técnica no ha perdido vigencia.

Cómo se hace esta mezcla de cemento

La lechada se realiza de la misma forma que preparar una mezcla de cemento tradicional, salvo que se puede excluir la arena. Sin embargo, hay que tener cuidado para hacerla porque una lechada demasiado delgada puede liberar mucha agua.

He aquí algunas premisas para realizar la mezcla:

  • Hacer una lechada de cemento implica combinar cemento agua y aditivos (más diluyente, más rígido, retardador o acelerador de fraguado, etc.).
  • También se pueden incluir ciertas sustancias como arcilla, cal, arena fina, ceniza… para darle mayor textura o una naturaleza diferente (según las necesidades del proyecto).
  • La cantidad de agua que se debe poner en la lechada tiene que estar basada en una proporción agua-cemento entre el 0,5 y el 5%.
  • Se prepara en mezcladoras que aseguran la calidad y homogeneidad de la mezcla, gracias a que las aspas que giran lentamente evitan la formación de burbujas de aire.
  • En el control de calidad de las lechadas de cemento se vigilan dos parámetros: resistencia mínima de 25 Mpa a los 28 días, y exudación menor al 3% del volumen de la mezcla después de 2 horas de realizarse la mezcla.

Las lechadas tienen que ofrecer alta resistencia y estabilidad por tanto se deben bombear sin problemas y alcanzar la resistencia a compresión requerida. Para ello, la dosificación agua/cemento en peso debe llevarse a cabo entre 0,40-0,55.

cemento

Fundamentos de la lechada de cemento

La lechada de cemento se ha utilizado desde la antigüedad y sigue siendo uno de los tipos de materiales de cimentación más duraderos utilizados en la construcción en todo el mundo. Por eso no es de extrañarse que tenga sus fundamentos:

La inclusión de aditivos puede ser clave

La integración de algunos aditivos a la mezcla puede ayudar a espesarla. Si bien su combinación sin arena se puede usar en concreto y se considera un bloque de construcción básico en estructuras rugosas, también es común añadir arena fina para mantener la mezcla lo más líquida posible sin dejar de conservar un cierto espesor. Además esta adición ayuda a que el hormigón no se agriete durante la fase de contracción del endurecimiento.

Las formas

Las lechadas se basan en formas para crear los moldes necesarios para las estructuras. Los paneles se utilizan normalmente con láminas de madera contrachapada y varilla, con la finalidad de reforzar el interior de la cimentación en la que se va a verter el hormigón, incluyendo el exterior.

Idónea para entornos submarinos

Un aspecto interesante acerca de la lechada es que se puede verter incluso en entornos submarinos, incluso se ha aplicado en muchos puertos antiguos de todo el mundo. Si eres propietario/as de una casa, puedes usar esta mezcla de cemento en zonas húmedas o en las que suela llover con frecuencia.

La razón es simple; una vez que el concreto se mezcla con el agua, comienza un proceso de endurecimiento químico que ya no puede afectar el agua una vez que la superficie está en su lugar.

Conclusiones

Al fin y al cabo, la lechada de cemento es una combinación básica de cemento (gris o blanco) y agua, para obtener una mezcla de hormigón espesa y cremosa que se puede verter a través de un tubo o en una rampa, como en la parte trasera de un camión.

De esta forma, se obtiene un material de construcción versátil y servicial con casi cualquier tipo de construcción u obra. Podríamos decir que la lechada es una de las maravillas del sector.

Deja un comentario

× ¿Necesitas ayuda?